Iglesia Gracia Sobre Gracia

Artículos | Palabra Expuesta

Despreciado

sábado, mayo 1, 2021
Compartir:
Artículo | Despreciado
Pastor Héctor Rico
Pastor Héctor Rico
Pastor Asociado a cargo del Departamento de Comunicaciones

Muchos hombres en la historia han sido despreciables por sus hechos, acciones y forma de pensar. Estos han causado muertes, tristeza, soledad, y dolor a la humanidad. Por ejemplo, muchos sabemos cómo Adolfo Hitler torturo y asesinó a millones de judíos. En la antigua Roma Nerón como emperador hizo lo que se conoce como el gran incendio de Roma que arrasó parte de la ciudad durante el verano del año 64. Benito Amilcare Andrea Mussolini, más conocido a los ojos de la Historia como Benito Mussolini, fue un hombre que se le recuerda por sus leyes racistas y sus actos de conspiración y crueldad para adueñarse de Italia. Otro personaje que la historia señala es Vladímir Ilich Uliánov, alias Lenin. A finales de 1920 el propio Lenin dio su aprobación para el asesinato en masa de 50.000 prisioneros “blancos” y civiles en Crimea, a tiros o por ahorcamiento, en una de las mayores masacres de la Guerra Civil Rusa. Y así podemos mencionar a Gengis Khan, Stalin, el mayor criminal soviético, Fidel Castro, Hugo Chavez, Pol Pot, el hombre que mató a la mitad de Camboya, Sadam Hussein, etc., etc. Muchos de ellos despreciados por la humanidad, y para otros héroes.

Podemos ser testigos a través de la historia como el pecado del hombre ha traído destrucción, muerte, y tristeza. Es por eso que Dios encarna en la persona de Jesucristo para reconciliarnos con el Padre; pero lo irónico de todo, que para una gran mayoría Jesucristo entra en la lista anteriormente mencionada, no por haber hecho atrocidades simplemente por decir que solo en Él tenemos el perdón de nuestros pecados, ser el camino la verdad y la vida, y afirmar que es Dios mismo. Dice Isaias 53:3 “Fue despreciado y desechado de los hombres, varón de dolores y experimentado en aflicción; y como uno de quien los hombres esconden el rostro, fue despreciado, y no le estimamos”. Muchos años antes que naciera nuestro Señor, se da esta profecía que se cumplió a perfección, y hoy en día ese desprecio aún continua.

 Jesucristo es depreciado por este mundo, es despreciado por muchas personas, y aun por muchos dentro de la iglesia. Es despreciado porque Él da vida al que está muerto Juan 5:40 “y no queréis venir a mí para que tengáis vida”. Es despreciado por ser Él, el pan de vida que quita el hambre y la sed. Es despreciado porque Él llevo nuestros pecados y cayo toda la ira de Dios para poder reconciliarnos con el Padre. Lo desprecian porque afirma que su palabra es vida Juan 6:63 El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.

Muchos de los personajes que se mencionaron al inicio de este articulo han sido despreciados por sus atrocidades; ¿pero y nuestro Señor? Solo por tomar tu lugar y el mío e ir a la cruz y morir y despreciado por decir que al tercer día resucitaría. Veamos a la cruz, allí el justo por nosotros los injustos, allí nuestro Gran Dios, no vivamos para nosotros mismo, vivamos para el Él en humildad dependiendo todos los días de nuestra vida solo de Él por medio de su Santa Palabra y que también nuestro testimonio sea para que otros puedan ver Su obra y Él sea glorificado y no despreciado.

 

 


Compartir:
Pastor Héctor Rico

Pastor Asociado a cargo del Departamento de Comunicaciones