Iglesia Gracia Sobre Gracia

Artículos | Palabra Expuesta

Inteligentes y sin el verdadero conocimiento

viernes, mayo 21, 2021
Compartir:
Artículo | Inteligentes y sin el verdadero conocimiento
Pastor Héctor Rico
Pastor Héctor Rico
Pastor Asociado a cargo del Departamento de Comunicaciones

Un científico estaba utilizando el método inductivo para demostrar las características de una pulga. Arrancándole una de las patas le ordeno a la pulga:! Salta!, la pulga al instante saltó. El científico le arranco otra pata, y de nuevo le ordeno! Salta!, la pulga otra vez saltó. El científico continuo con este mismo proceso hasta llegar a la sexta y última pata. Para entonces la pulga la tenía un poco más de dificultad para saltar, pero aun lo intentaba. Entonces el científico le arrancó la última pata y otra vez le ordeno a la pulga que saltara. Pero la pulga esta vez no respondió. El científico alzo su voz y le ordeno:

!Salta!, otra vez la pulga no respondió. Por tercera vez, el científico gritó a todo pulmón: !Salta!, pero la pobre pulga siguió inmóvil. El científico muy emocionado anotó la siguiente observación en su cuaderno: “Cuando se le arrancan las patas a una pulga, pierde el sentido del oído del oído”. —Howard G. Hendricks. Living by de book.

En toda la historia de la humanidad hemos sido testigos de hombres que han sido y destacado en este mundo por ser muy inteligentes y con alto conocimiento en la ciencia, artes, deportes, etc. Hombres como Albert Einstein científico, Judit Polgár niña prodigio, Garry Kasparov, Hipatia, Terence Tao, Voltaire, Mozart, Isaac newton, Darwin, Stephen Hawking, etc. Todas estas personas a lo largo de la historia aportaron mucho cada uno en su área; pero el ser inteligente no necesariamente es sinónimo de sabiduría, como la historia del científico y la pulga en mi introducción.

Si estudiamos detenidamente a algunos de los personajes mencionados anteriormente, ellos llevaron vidas con muchos logros, pero sin sentido en depresión, solos, y sin dejar de sentirse uno de los más inteligentes de la época. ¿Cuál es la razón de algunos de ellos y muchos de vivir así, de morir solos, y vivir sin propósito y esperanza? La respuesta es solo una: falta de conocimiento de Dios, pueden ser muy Inteligentes, pero sin el conocimiento verdadero, que es conocer al Señor.

Jesús dijo en Juan 10:27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen. Este es el condimento que Jesús hablo. No se refería al simple conocimiento de quienes eran sus discípulos en relación a sus identidades, sino a conocerlos íntimamente, y esa es la forma que Él quiere que las personas lo conozcan y que al venir a ser sus hijos continúen haciendo.

El apóstol Pablo enseñó a los de efesios que tenían que prepararse en el “conocimiento del Hijo de Dios”, en conocer de manera plena y correcta a Jesucristo. Efesios 4:13.

El deseo era que todos desarrolláramos ese profundo conocimiento de Cristo al establecer una relación íntima con Él mediante el fiel estudio de las escrituras, la oración, y una vida en obediencia. Pablo les decía que no hay mayor conocimiento que el conocer a Dios. Así que, si usted es muy inteligente, con un alto conocimiento en muchas cosas, pero carece de conocer a Dios por medio de la persona de Jesucristo, déjeme decirle que probablemente usted entra en lista de hombres que su conocimiento nunca les dio propósito y esperanza. Solo el conocer a Jesucristo por medio de la palabra de Dios puede usted vivir una vida plena, en esperanza, paz, en medio de todo problema, pero bajo el conocimiento quien es Jesucristo, Dios único y verdadero, Señor y nuestro Salvador.


Compartir:
Pastor Héctor Rico

Pastor Asociado a cargo del Departamento de Comunicaciones