Iglesia Gracia Sobre Gracia

Artículos | Palabra Expuesta

Amar a Dios y a mi prójimo

viernes, mayo 7, 2021
Compartir:
Artículo | Amar a Dios y a mi prójimo
Pastor Héctor Rico
Pastor Héctor Rico
Pastor Asociado a cargo del Departamento de Comunicaciones

La palabra del Señor nos ordena en toda su palabra a que debemos de amarnos, esto lo enseño Jesús en los evangelios. En una oportunidad un escriba formuló la siguiente pregunta como vemos en Marcos 12:28-31 Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? 29 Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. 30 Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. 31 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos. 

El gran mandamiento es que debemos de amar a Dios con todo nuestro ser sin excepciones, pero el Señor tenía una intención con esa respuesta y era que amaramos sin excepción a nuestro prójimo. El mandamiento es amar a Dios con todo nuestro ser, y el otro mandamiento es semejante de la misma manera que decimos amar a Dios debemos de amar a nuestro prójimo, porque si decimos amar al Señor entonces ese amor también se manifestará amando a los demás.

¿Qué significa eso? Que mi prójimo también pudiera ser mi enemigo, alguien que me hizo mucho daño y no lo considero ya un amigo sino mi enemigo. La biblia no solo nos dice que no debemos aborrecerlos, sino que tampoco vengarnos, sino que nos dice que debemos de amarlos. Si decimos amar a Dios entonces obedeceremos al mandamiento de amar al prójimo y en este caso al que consideramos nuestro enemigo; pero aun así no queremos obedecerle tarde o temprano nos enfrentaremos al siguiente versículo Romanos 12:14 Bendecid a los que os persiguen; bendecid, y no maldigáis. Nos dice que también debemos de bendecirlos, o sea desearles y orar por su conversión. En el sermón del monte el Señor también lo predicó y dijo en Lucas 6:27-28 Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; 28 bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. De esto también trata la vida cristiana.


Compartir:
Pastor Héctor Rico

Pastor Asociado a cargo del Departamento de Comunicaciones