Aconsejar / Enseñar | febrero 21, 2020




Murmurar o difamar ¡No saben a lo que se están exponiendo los que lo practican!

Pastor Javier Domínguez



Es lamentable que algunas personas han hecho del chisme y la murmuración una costumbre, de tal forma que incluso socialmente es aceptado en algunos círculos y es motivo de sabiduría popular; lo vemos en revistas, programas televisivos, radiales, redes sociales, etc. Pero también, muchos difaman, murmuran o calumnian por buscar dañar a otros. Lo que no saben es la forma en la que Dios ve este pecado y su consecuente disciplina.


Por tanto, sea que hayamos sido víctimas o lo practicamos, este pequeño estudio nos puede traer luz sobre nuestra propia vida espiritual y sobre esta práctica perversa e hipócrita a los ojos de Dios.


¿POR QUÉ RAZÓN LAS PERSONAS MURMURAN, CHISMEAN, DIFAMAN O CALUMNIAN?


a) Por el pecado que mora en ellos, por su naturaleza pecaminosa, por su perversión y muerte espiritual. Jesús dijo que de la abundancia del corazón de un hombre habla la boca, dijo que las palabras perversas salen del corazón y eso es lo que contamina al hombre que las dice y a quienes las escuchan. Mat 15:18-19 "Pero las cosas que salen de la boca provienen del corazón, y ésas contaminan al hombre. (19) Porque del corazón provienen malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios, difamaciones".


b) Porque son hipócritas por naturaleza: Luc 6:41-45 ¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? (42) ¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, déjame sacar la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga que está en el ojo tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano. (43) No es buen árbol el que da malos frutos, ni árbol malo el que da buen fruto. (44) Porque cada árbol se conoce por su fruto; pues no se cosechan higos de los espinos, ni de las zarzas se vendimian uvas. (45) El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca.


c) Porque les gusta: Pro 18:8 Las palabras del chismoso son manjares, que penetran hasta el fondo de sus entrañas.


d) Por ambición de lo que el otro tiene: Jua 12:3-6 Y Miriam, tomando una libra de perfume de nardo puro, de mucho valor, ungió los pies de Jesús y los enjugó con sus cabellos, y la casa se llenó de la fragancia del perfume. (4) Pero Judas Iscariote, uno de sus discípulos (el que iba a entregarlo), dice: (5) ¿Por qué no fue vendido este perfume por trescientos denarios y dado a los pobres? (6) Pero decía esto, no porque se preocupara por los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, hurtaba de lo que se echaba en ella.


e) Por malicia y envidia: Mat 20:11-15 ”Y al recibirlo, murmuraban contra el hacendado... Pero respondiendo él, dijo a uno de ellos: "Amigo, no te hago ninguna injusticia; ¿no conviniste conmigo en un denario? (14) "Toma lo que es tuyo, y vete; pero yo quiero darle a este último lo mismo que a ti. ¿no me es lícito hacer lo que quiero con las cosas mías? ¿O es malo tu ojo porque yo soy bueno?" La frase "ojo malo" se traduce también como envidia o malicia.


¿CUÁLES SON LAS CONSECUENCIAS BÍBLICAS QUE PUDIERAN SOBREVENIR SOBRE EL QUE PRACTICA EL CHISME, LA MURMURACIÓN, CALUMNIA Y DIFAMACIÓN?


  1. Perder a los mejores amigos de su vida: Pro 16:28 "El hombre perverso provoca contiendas, y el chismoso separa a los mejores amigos";
  2. No gozará de paz, su perversidad le llevará a ser contencioso (verso anterior), Pro 26:20 Por falta de leña se apaga el fuego, y donde no hay chismoso, se calma la contienda.
  3. Su sabiduría será cosa diabólica: Stg 3:14-16 Pero si tenéis celos amargos y rivalidad en vuestros corazones, no os jactéis y mintáis contra la verdad. (15) ¡No es ésta la sabiduría que desciende de lo alto, sino es cosa terrenal, natural y diabólica! (16) Porque donde hay celos y contienda, allí hay desorden y toda obra ruin. La palabra "Diablo" significa el acusador y el difamador, quienes practican esto no se dan cuenta que son instrumentos del "padre de toda mentira".
  4. Serán reprensibles toda su vida: Flp 2:14-15 Haced todo sin murmuraciones ni discusiones, (15) para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin tacha en medio de una generación perversa y depravada, entre los cuales resplandecéis como luminares en el mundo,
  5. Su pecado estará siempre al nivel del asesinato: Lev 19:16 "No andarás difamando en medio de tu pueblo, ni harás nada contra la vida de tu prójimo. Yo, El Señor" ¿Por qué es comparado con un asesinato? porque con la murmuración o el chisme la intención es destruir la reputación o la integridad de la persona ofendida.
  6. Su perversión les contaminará siempre: Mat 15:18-19 ”Pero las cosas que salen de la boca provienen del corazón, y ésas contaminan al hombre. (19) Porque del corazón provienen malos pensamientos, homicidios, adulterios, fornicaciones, robos, falsos testimonios, difamaciones".

¿POR QUÉ DIOS ESTABLECE SERIAS CONSECUENCIAS AL QUE DIFAMA O MURMURA?


Porque aunque en la mente del que difama y calumnia la murmuración es en contra de los hijos de Dios, en realidad mancilla la imagen y semejanza de Dios que posee el que es difamado:


Stg 3:8-9 ”Pero ninguno de los hombres puede domar la lengua, un mal incapaz de ser aquietado, llena de veneno mortal. (9) Con ella bendecimos al Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que han sido hechos a semejanza de Dios."


Éxo 16:8 Y dijo Moisés: Cuando YHVH os dé por la tarde carne para comer, y por la mañana pan hasta saciaros, será porque YHVH habrá oído vuestras murmuraciones que habéis murmurado contra Él, porque nosotros, ¿qué somos? Vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino contra YHVH.


Cuando Pablo iba a Damasco a matar cristianos, Jesús se le aparece y le dice "Saulo ¿por qué me persigues?" Jesús personalizó la persecución a los cristianos, es decir, Saulo perseguía cristianos para matarlos, pero Jesús lo tomó como una persecución a Él. En este sentido es igual con la murmuración contra un hijo de Dios.


Stg 3:1-18 Hermanos míos, no aspiréis muchos a ser maestros, sabiendo que recibiremos un juicio más riguroso. (2) Porque todos ofendemos muchas veces; si alguno no ofende de palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo. (3) Si ponemos freno en la boca de los caballos para que nos obedezcan, también dirigimos todo su cuerpo hacia uno y otro lado. (4) Observad también las naves, aunque tan grandes y llevadas por impetuosos vientos, son gobernadas por un muy pequeño timón, adondequiera que desea el impulso del timonel. (5) Así también, la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas. ¡Mirad cómo un fuego tan pequeño puede incendiar un bosque tan grande! (6) La lengua es un fuego, un mundo de iniquidad; la lengua está puesta entre nuestros miembros y contamina todo el cuerpo, e inflama el curso de la existencia, siendo inflamada por el mismo infierno. (7) Porque toda naturaleza de bestias, tanto de aves y reptiles como de seres marinos, es domada y ha sido domada por la naturaleza humana. (8) Pero ninguno de los hombres puede domar la lengua, un mal incapaz de ser aquietado, llena de veneno mortal. (9) Con ella bendecimos al Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que han sido hechos a semejanza de Dios. (10) De la misma boca sale bendición y maldición. No conviene que esto sea así, hermanos míos. (11) ¿Acaso de una manantial brota lo dulce y lo amargo por la misma abertura? (12) Hermanos míos: ¿puede la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Tampoco de lo salado brota agua dulce. (13) ¿Quién es sabio y entendido entre vosotros? Muestre por la buena conducta sus obras en la mansedumbre de la sabiduría. (14) Pero si tenéis celos amargos y rivalidad en vuestros corazones, no os jactéis y mintáis contra la verdad. (15) ¡No es ésta la sabiduría que desciende de lo alto, sino es cosa terrenal, natural y diabólica! (16) Porque donde hay celos y contienda, allí hay desorden y toda obra ruin. (17) Pero la sabiduría de lo alto, es primeramente pura, luego pacífica, comprensiva, dispuesta a razonar, llena de misericordia y de buenos frutos, imparcial, sincera. (18) Y el fruto de justicia es sembrado en paz para los que hacen la paz.






Gracia Sobre Gracia | Pastor Javier Domínguez
Escrito por:

Pastor Javier Domínguez

Pastor General
Iglesia Gracia Sobre Gracia