Aconsejar / Enseñar | septiembre 10, 2019




2/5 ¿Por qué es importante pastorear a nuestra esposa?

Pastor Javier Domínguez



Para protegerla del pecado, del mundo y Satanás. La voz de nuestra carne, así como la del mundo y Satanás habla tan fuerte en el interior, como la voz del Espíritu Santo. Muchas veces nuestra esposa está asediada por pensamientos que la agobian y la hacen dudar del propósito, la motivación o del amor mismo de Dios. Otras veces está asediada por deseos de venganza, de rencor, de odio, de justicia propia. Mientras que tras veces tiene fuertes deseos de agradar al mundo para ser aceptada. En todos estos casos, nuestro deber es proteger, enseñar y dirigir a nuestra esposa.


Esto lo vemos, por ejemplo, en Génesis, cuando Satanás habló con la mujer mintiéndole acerca de Dios y sus intenciones. La Biblia dice que Adán estuvo a la par de la mujer quien luego le dio de comer. Es decir que Adán no ejerció su liderazgo masculino, su hombría sobre Eva. Como pastor, el hombre debía ponerse entre la serpiente y la mujer, reprender a la serpiente y luego enseñar a la mujer la verdad, para sacarla del error.


Dios le dio al hombre el mandato de no comer del fruto de ese árbol, fue el hombre quien se lo enseñó a la mujer. Era el hombre quien debía recordárselo, afirmarla con la verdad para contrarrestar la mentira que ella estaba creyendo; pero no lo hizo, simplemente no la pastoreó. Las consecuencias de no hacerlo… todos las sabemos.






Gracia Sobre Gracia | Pastor Javier Domínguez
Escrito por:

Pastor Javier Domínguez

Pastor General
Iglesia Gracia Sobre Gracia