Aconsejar / Enseñar | septiembre 13, 2019




5/5 ¿Cuáles son los errores más comunes del pastoreo del esposo sobre su esposa?

Pastor Javier Domínguez



  1. Considerar a la mujer como menos que el hombre. Algunos confunden el llamado a ser líderes con superioridad en dignidad o valor. Eso no solo es un error, sino un pecado que transgrede el propósito de Dios en el matrimonio. Es machismo y misoginia. Ser cabeza de la mujer no quiere decir que el hombre es superior a ella, ni en dignidad, ni en identidad, ni en valor; sino que ambos somos iguales ante Dios, complementarios en el rol de sojuzgar como representantes del Dios creador; pero distintos por diseño y funciones.
  2. Menospreciarlo. Muchos hombres, para no tener problemas con su esposa, evitan confrontarlas, dirigirlas y hablarles la verdad. Lamentablemente no se dan cuenta que esa paz momentánea que sienten en sus vidas realmente es un engaño, pues solo están postergando el sufrimiento para más adelante en sus vidas. Pensemos por ejemplo ¿Qué sucedería si Jesús menospreciara su pastoreo sobre nosotros, su iglesia? …Eso mismo es lo que sucede cuando en un matrimonio el esposo no pastorea a la esposa porque menosprecia ese llamamiento en su vida.
  3. Dejar que la esposa sea la que gobierne el hogar. Eso no solo trae problemas al matrimonio, sino que es invertir los roles según el orden de autoridad creado por Dios. Cuando una mujer es alentada por el esposo a gobernar la casa, se está ensuciando la gloria de Jesucristo como cabeza de su iglesia. Es peligroso y a la vez vergonzoso.
  4. Pretender pastorear por instinto, por experiencia y no por la Palabra de Dios. Los hombres tenemos la sensación de que podemos responder a los desafíos diarios por lo que hemos aprendido del mundo, pero eso es pecado de idolatría. La confianza siempre debe estar en Dios y su Palabra. Es la Biblia nuestra única y verdadera autoridad para la vida y la piedad, no lo que hemos aprendido desde pequeños, ni nuestra cultura. El hombre debe estudiar la Biblia y aprender cómo interpretarla correctamente, para enseñarla a su esposa.
  5. Pastorear sin santificar nuestra vida primero. Es decir, pretender pastorear sin adorar a Dios con corazón genuino, que busca someterse bajo su Señorío, arrepintiéndonos de nuestros pecados diarios y buscando serle agradables en todo.

¿Por qué la mayoría de hombres no pastorea a su esposa? Es difícil responder esa pregunta porque estamos hablando de los motivos dentro del corazón de cada persona. Pero sabemos de manera general que es por su propio pecado. Puede ser orgullo, holgazanería, desconocimiento, ignorancia, pereza, rencor. En cualquier caso, es el pecado de no querer glorificar a Dios, sino a ellos mismos.






Gracia Sobre Gracia | Pastor Javier Domínguez
Escrito por:

Pastor Javier Domínguez

Pastor General
Iglesia Gracia Sobre Gracia