Aconsejar / Enseñar | noviembre 20, 2018




¿Qué es la obra de Dios y cómo ser parte de ella?

Pastor Javier Domínguez


Con frecuencia somos animados a proclamar el evangelio y ser parte de la obra de Dios. En muchos casos tenemos el anhelo en el corazón para hacerlo, pero nos invaden preguntas como: ¿cómo? ¿cuál es el momento adecuado? ¿qué debo decir? A través de esta serie de artículos espero darte algunas de estas respuestas y animarte a ser parte de la obra de Dios en el lugar donde te encuentres.

Jesús y el Padre trabajan


En el capítulo 5 y 6 del evangelio de Juan, Jesús mismo dice que Dios trabaja, que su obra no ha concluido y que Él vino a participar y completar la obra en la que el Padre ya está trabajando. ¿En qué trabaja Dios? Juan 6:29 Esta es la obra de Dios: que creáis en el que Él ha enviado. Todo lo que Jesús hizo en su primera venida y dónde lo hizo era en pro de esa misión.


La obra de Dios es atraer a los seres humanos a Cristo, que crean en Jesús como el Hijo de Dios. Y es la obra en la que como discípulos debemos de participar. Al igual que Jesús, no somos enviados a iniciar una nueva obra, sino a participar en la obra de Dios. Nosotros servimos a Dios en aquello en lo que Él ya está obrando, no en lo que nosotros invitemos o decidamos.


Dios está obrando ahí donde tu estás


Dios ya está obrando en tu ciudad, en tu trabajo, en tu universidad, los sectores que frecuentas son tu campo misionero. ¿Cómo saber dónde, cómo o en quién está obrando Dios? En su inmenso amor, Dios nos muestra su obra para que seamos partícipes de ella.


Cada día vemos o escuchamos a algún compañero de trabajo, familiar, vecino o incluso a un desconocido que está preocupado, con dudas existenciales, angustiado, triste o temeroso… ¡ahí está obrando Dios! Jesús dijo: “Hasta ahora mi Padre trabaja, y yo también trabajo” ¿qué significa? Que Dios está atrayendo a personas hacía Él mismo. Lo que nosotros debemos hacer es ser conscientes de que Dios ya está obrando en ellos.


¿Cuál debe ser el centro de nuestro mensaje?


El evangelio. Gracia sobre Gracia: la preeminencia de Cristo y su superioridad de Cristo Jesús sobre todas las cosas, sobre cualquier sabiduría humana. Esta frase la encontramos en Juan 1:16-17 De su plenitud todos hemos recibido gracia sobre gracia, 17 pues la ley fue dada por medio de Moisés, mientras que la gracia y la verdad nos han llegado por medio de Jesucristo.


Vivimos en una sociedad confundida, desorientada, egoísta, materialista, violenta, y a la vez religiosa y mística: una sociedad pecadora que necesita solo dos cosas: la gracia salvadora y la verdad del Evangelio. Es decir, a Jesús.


Por más bondad o felicidad que parezcan tener las personas, familias o matrimonios, fuera de Cristo solo hay tinieblas, mentiras y perdición. Solo Él es la gracia santificadora que nos sustenta y nos aleja de los vicios de la carne y del pecado.


Todos los hijos de Dios tenemos la responsabilidad de mostrar, por medio del evangelio, la superioridad de Cristo para salvación, restauración y transformación de las personas y de nuestra sociedad.



¿Cómo comenzar a testificar de Cristo?


a) Atento


Debes estar atento a la obra de Dios en el prójimo que no es creyente. Una de las excusas de para no evangelizar es “no saber cómo hacerlo”; comprende: Dios ya está obrando en las personas de tal manera que tienen preguntas, identifica en quién Dios lo hace.


Algunos tienen dudas porque están sufriendo enfermedades, otros problemas conyugales, otros tienen miedos, depresión, tristeza, angustia. Es ahí donde debes comenzar a testificar de Cristo, porque es en eso que Dios obrará.


b) Únete


De camino a tu oficina, al gimnasio, en tus clases, en el colegio de tus hijos, en el supermercado, bus, Uber, en tus negociaciones…cuando veas que Dios está trabajando en alguien porque tiene dudas espirituales o trascendentales, acércate y tómate el tiempo de hablarle de la superioridad de Cristo sobre cualquier sabiduría terrenal y humana.


Abre tu boca. Habla, exhorta, predica, a tiempo y fuera de tiempo. Observa a tu propia familia, a tus amigos, compañeros… ¡Únete a la obra de Dios de atraerlos a Cristo!


c) Agradece


Agradece a Dios por llamarte a su obra. La Biblia nos enseña que, si nosotros podemos observar la obra de Cristo en otros, es porque Dios nos lo ha querido hacer ver, y lo hace porque nos ama. Una manifestación del amor de Dios es mostrarnos en quién está obrando para atraerlos a Cristo; ahí nos manda a unirnos en esa obra predicándole el evangelio.




Gracia Sobre Gracia | Pastor Javier Domínguez
Escrito por:

Pastor Javier Domínguez

Pastor General
Iglesia Gracia Sobre Gracia